Posts etiquetados ‘45 minutos con’

45 minutos con…

Publicado: 25 febrero, 2013 en Uncategorized
Etiquetas:,

El poso o el recuerdo de nuestras experiencias viajeras es un nuevo programa de 45 minutos con, emitido en la programación especial de Carnaval que realizó Radio Colores, con motivo de la semana cultural de Carnaval que organiza la Universidad Popular de Palencia.

45 minutos con es un programa dirigido por Tomás Martín, esta vez con Manual Manrique y Pablo Espina.

Pincha este enlace para la escucha

El pasado 17 de enero muere a los 92 años de edad Jose María Fernández Nieto, poeta palentino galardonado el 23 de marzo de 2012 con el Premio Castilla y León de las letras. El decano de los poetas de la Comunidad cuenta en su haber literario con una veintena de poemarios,  entre los que destacan ‘Aunque es de noche’ (1947), ‘La muerte aprendida’ (1949), ‘La trébede’ (1961), ‘Un hombre llamado José’ (1961), ‘La claridad compartida’ (1972) y su obra más importante, ‘La nieve’ (1974, Premio González de Lama).

En nuestro pequeño homenaje al poeta palentino, desde radiocolores queremos recordar una entrevista que realizamos en el programa 45 minutos con  (pincha en el reproductor)

http://www.ivoox.com/45-minutos-jose-maria-fernandez-nieto_md_1715580_1.mp3″

SONETO PARA APOSTAR POR UN POETA

Es inútil. No sabe. Juega a cosas
que no valen la pena, a sintonías,
a palabras, a llantos y alegrías,fernandeznieto
menos aún, a pájaros y a rosas.
A veces juega a cartas misteriosas
que nadie entiende o juega a fantasías
o a esta fugaz baraja de los días,
a este vivir cazando mariposas.
Al fin se queda solo, veranea
en su mundo inventado y se procura,
a duras penas pan y, apenas, vino.
Pero, cuando se sueña, cuando crea,
es un niño embriagado de ternura
que está como jugando a lo divino.
AMOR Y REBELDÍA

Eras un beso aún y en Orihuela
nadie sabía el nombre de tu aroma

y era tu corazón una paloma,
una pasión con prisa de gacela.

Y como un huracán que se rebela
contra la dictadura del idioma,
no había en ti ni un punto ni una coma

que no ardiesen en lírica candela.

Pastoreaste sueños juveniles
zagaleando versos y rebaños
que aún España, Miguel, no te dolía.

Y cuando despertaron los fusiles
se puso en pie la furia de tus años

y ardió, como tu amor, tu rebeldía