Posts etiquetados ‘Radios Comunitarias’

Feliz día de la Radio

Publicado: 13 febrero, 2016 en Uncategorized
Etiquetas:,

el 19 de octubre de 2011, la UNESCO proclamó el 13 de febrero como EL DÍA  MUNDIAL DE LA RADIO

Este año la UNESCO declara cinco temas principales para hacer realidad este día:

  1. La libertad de expresión y la seguridad de los periodistas deben ser a prueba de desastres.
  2. La radio empodera a los supervivientes y a las poblaciones vulnerables, teniendo en cuenta su derecho a la privacidad.
  3. La radio tiene repercusión social y proporciona acceso a la información. Debe protegerse el derecho de las personas a la información.
  4. La radio salva vidas.
  5. La accesibilidad inmediata de las frecuencias radiofónicas resulta fundamental para salvar vidas. Dichas frecuencias deben protegerse en situaciones de emergencia.índice

Antes del surgimiento de las radios comunitarias, gran parte de la población de Guinea-Bissau se encontraba marginada por los medios de comunicación públicos y privados debido a su escasa cobertura y a los idiomas empleados. Estas emisoras llenaron una gran laguna al permitir a las comunidades no sólo el acceso a los medios de comunicación, sino también la producción de información y su difusión en las lenguas locales de cada barrio o pueblo.p61_radio-guinea_paula-cabildo

En este artículo analizamos las dinámicas, efectos e impactos de dos emisoras: Voz de Quelelé[1], primera experiencia de radio comunitaria en Guinea-Bissau (al igual que en los países africanos de lengua oficial portuguesa), y Fala di Urok, en la primera área marina protegida comunitaria en Guinea-Bissau[2]. El cruce de estas dos experiencias nos revela el interesante mecanismo que las ha llevado más allá de las funciones básicas de un medio para convertirlas en instrumentos de democracia y de derecho a la palabra de las comunidades desfavorecidas.

Comunicación en África: hablar de radio comunitaria

En palabras de Cicilia Peruzzo[3], “la importancia de la comunicación comunitaria como facilitador del ejercicio de los derechos y deberes de ciudadanía es innegable”. En el contexto africano, hablar de comunicación comunitaria es hablar de radio comunitaria, que emplea las lenguas autóctonas para hacer llegar sus mensajes. Hoy Guinea-Bissau cuenta con más de 30, de las que 20 forman parte de su Rede Nacional das Rádios Comunitárias (RENARC).

A través de las lenguas locales, las poblaciones que no comprenden las lenguas oficiales pueden recibir informaciones y saber qué está pasando, y no sólo en su contexto sino en cualquier parte del mundo. Según Cicilia Peruzzo, el empleo de estas lenguas permite una nueva forma de relación entre la radio y la comunidad, basada en el “reconocimiento de la importancia de la radio como algo propio”, por lo que la protege y participa activamente. Por ello, para Tudesq[4] “la radio es en África un medio de comunicación para la democratización de la sociedad y la promoción de la identidad cultural”.

Las poblaciones alejadas de los centros urbanos no tienen muchas veces acceso a otros medios. En Guinea- Bissau, un país con un elevado índice de analfabetismo (52,2 por ciento[5]), falta de energía eléctrica crónica y una mediocridad mediática asociada al atraso económico (televisión e internet están prácticamente reservadas a las áreas urbanas), la oralidad posee una importancia capital en la transmisión de información y conocimiento.

Las radios comunitarias surgen como un medio de comunicación alternativo y dinámico, contribuyendo a rescatar a las y los ciudadanos del anonimato, permitiéndoles intervenir en la discusión de los problemas locales (salud, agricultura, gestión de los bosques y recursos marinos, propiedad de la tierra, exclusión femenina, casamientos precoces y forzados, etc), dando más libertad de acción y de pensamiento en su afirmación en cuanto actor apropiado de su espacio y cultura.

Voz de Quelelé

Rádio Voz de Quelelé, la precursora de las radios comunitarias en Guinea- Bissau, surgió en 1994 y la dinamiza la ONG Acção para o Desenvolvimento (AD), que actúa en el barrio en apoyo a la comunidad desde la liberalización política del país. Emite noticias de otras radios, pero también difunde contenidos informativos propios en portugués, criollo y en las lenguas nacionales predominantes (balanta, fula, mandinga, manjaco y papel) y permite la participación de la comunidad y de los decisores locales y tradicionales.

Según Carlos Schwarz[6], fundador de AD, Rádio Voz de Quelelé representó en el momento de su creación un desafío al poder. Durante las primeras elecciones con varios partidos, en 1994, se agravó el miedo a esta emisora del entonces “partido-Estado” Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGCV). Voz de Quelelé fue cerrada debido a las desconfianzas del régimen político frente al riesgo de movilización de electorado hacia la oposición, aunque volvió a abrir tres meses después por causa de una epidemia de cólera.

Conviene resaltar que fue esta grave epidemia la que contribuyó a la reapertura de la radio, que hizo frente a las carencias de las unidades sanitarias. Schwarz explica que “era una vergüenza muy grande padecer cólera, porque estaba asociada a diarreas y las personas preferían morir antes que decir que tenían diarrea”. Pero el barrio “se organizó en equipos que pasaban diariamente por las casas para preguntar si estaba alguien enfermo”, si necesitaba ir al hospital.

La interacción entre una radio y su público depende de las contribuciones creativas y de los modelos de cada emisora y las personas que presentan los programas, resultando fundamental un desarrollo consistente, variado, reflejo de los intereses de la comunidad a la que la radio sirve. La interactividad se consigue con el tratamiento de temas relativos a la participación de las y los ciudadanos y el ejercicio de sus derechos. Un ejemplo es el programa “No kunsi no diritu” (“Conozcamos nuestros derechos”), un consultorio jurídico participativo que da apoyo y orientación para la resolución de conflictos por vía legal pero que también pretende generar consensos y alertar sobre las formas de ejercer la ciudadanía, denunciando violaciones de derechos civiles.

Fala di Urok

La puesta en marcha en 2011 de Fala di Urok se inserta en un proceso amplio que abarca nociones como espacio comunitario, crecimiento sostenible, gobernanza participativa y valorización de bienes materiales e inmateriales, así como la devolución a los actores locales de un sentido de pertenencia y autoestima. La creación de esta emisora se integra en un proceso de animación comunitaria como instrumento de gobernanza compartida iniciado en 1996 y que culminó con la creación del Área Marina Protegida Comunitaria (AMPC) Urok.

Cuenta con la participación exclusiva de actores locales en la producción, edición y presentación de los programas. En su emisión nocturna, se dirige a una audiencia que ya haya regresado de sus quehaceres y que, reunida en grupos de amistad, intereses o familiares, tiene en la radio un punto de encuentro. En la articulación entre animación y comunicación comunitaria, se torna esencial el dominio de la educación y de la cultura, el aprendizaje continuo, la transmisión de ese aprendizaje y la implicación de las personas.

Es el caso de la radio-teatro comunitaria, elemento fundamental del proceso movilizador de Urok. Los grupos de teatro popular, problematizando el conocimiento sobre la realidad local para su mejor comprensión, pasaron a ser importantes dinamizadores. En este contexto, la articulación del teatro popular con la radio comunitaria da lugar a contenidos vivenciales que a la vez se sustentan en los pilares del AMPC: cultura, medio ambiente y desarrollo participativo y sostenible. Las personas que forman parte del grupo de teatro son igualmente productoras y presentadoras de programas, de modo que se apropian de las técnicas e instrumentos tecnológicos de comunicación y adquieran una visión más crítica.

Fala di Urok desarrolla también radio-teatro con la escuela, iniciativa mediante la que posibilita una comunicación creativa y animada sobre los contenidos escolares, articulándolos con los del área protegida.

Logros y retos

El impacto de estas radios es reconocido y visible en los espacios comunitarios, reforzado por la interacción abierta. El empleo del criollo y las lenguas locales permite mayor alcance de los contenidos, pero no sólo eso: el que las y los locutores se comuniquen en lenguas cuyos códigos dominan refuerza lo identitario y consigue llegar al terreno emocional y afectivo, potenciando la interactividad entre locutores y oyentes.

Por otro lado, las personas que trabajan o colaboran con las radios comunitarias, la mayoría jóvenes y estudiantes, pasan a gozar de un estatus social más elevado, son reconocidas por la comunidad como prestadores de servicio público y adquieren una mayor capacidad de expresión e intervención, conquistando así un espacio en cuanto ciudadanos y ciudadanas activas.

De este modo, los vehículos de comunicación creados por sectores organizados de las clases subalternas, o ligados orgánicamente a ellas, incluso informalmente, crean un campo propicio para la educación para la ciudadanía. Las relaciones entre educación y comunicación se explicitan, ya que las personas envueltas en tales procesos desarrollan su conocimiento y cambian su modo de ver y relacionarse con la sociedad y el sistema de los medios de comunicación de masas.

Los contenidos transmitidos por las dos emisoras de las que hemos hablado en este artículo son diferentes, pero ambas escogieron nombres con palabras “voz” y “habla”, lo que destaca cuestiones como la libertad y el derecho a expresarse, la democratización, el partir del abordaje de los problemas concretos de la comunidad, dando sentido, significado y dignidad a sus preocupaciones y, aún más, a las soluciones endógenas. En esta lógica, la animación sociocultural surge como una forma de educación no formal abierta y centrada en los intereses y necesidades de la comunidad, una acción pedagógica que quiere despertar la razón, la toma de conciencia de las personas y sus potencialidades, así como de los mecanismos que impiden o facilitan su realización, como sostiene Calheiros Trindade[7].

La mayoría de las radios enfrentan carencias y dificultades financieras y son organizaciones no gubernamentales las que acaban sosteniéndolas. La participación todavía es deficitaria en el caso guineano, pero no decae el interés por parte de la población beneficiaria y se vislumbran nuevas estrategias para sostener esos pequeños “generadores de cambio”. Como deccía Mattelart[8], la idea es “hacer evolucionar”, construir comunidades más capaces de formular sus problemas y encontrar las respuestas necesarias.

Todas estas cuestiones permiten ver las radios comunitarias como una forma socio-pedagógica anclada en la aproximación entre personas oyentes y productoras cómplices, movilizadas para la transformación social. Estos procesos constituyen un gran desafío para las comunidades locales[9], en la medida en se acompañan de nuevos proyectos de desarrollo socio ambiental y organizacional e implican formas de socializarse y participar políticamente.

Miguel de Barros (debarros.miguel@gmail.com) essociólogo e investigador asociado al Instituto Nacional de Estudos e Pesquisas da Guiné-Bissau (INEP) y al Núcleo de Estudos Transdisciplinares de Comunicação e Consciência da Universidade Federal do Rio de Janeiro.

Fátima Tchumá Camará (fatimatchuma1@yahoo.com.br) es periodista y máster en Comunicación, Cultura y Tecnologías de la Información por el Instituto Superior de Ciências do Trabalho e da Empresa – Instituto Universitário de Lisboa (ISCTE-IUL).

Artículo traducido para Pueblos – Revista de Información y Debate por Susana Pérez Sánchez.

Artículo publicado en el nº61 de Pueblos – Revista de Información y Debate, segundo trimestre de 2014, monográfico sobre comunicación, poder y democracia.

FUENTE: rebelion.org

Son las nueve de la mañana. Sobre una sintonía que mezcla ritmos electrónicos con el canto de un gallo suena la voz del locutor: “Música, información, animación. Puedes escucharnos en tu PC, en tu Android, en tu Mac, en tu iPhone. En cualquier momento, en cualquier parte del mundo, especialmente en Marruecos. Air Du Mboa: la radio de la alegría”. Con esta promo comienza la emisión matinal de Radio Air Du Mboa (el aire de mi pueblo, en el dialecto camerunés de Douala). Desde el salón de su casa, en babuchas, armado con un portátil, un micro y una pequeña mesa de mezclas, Hassan Yemchu mantiene la antena durante tres horas, de nueve a doce de la mañana, de lunes a viernes.

“Los inmigrantes subsaharianos aquí no tienen acceso a los medios de comunicación. No se pueden expresar. Por eso decidimos comenzar este proyecto”, explica Hassan a eldiario.es. Esta  web radio fundada por tres camerunenes empezó a emitir desde Rabat en 2012. Ahora sólo permanecen en el proyecto Hassan y su socio, Armel Djatche, que se encarga de alimentar la web y de la parte técnica. El tercero tuvo que dejarlo para ir a buscar un trabajo remunerado.

El año pasado consiguieron un acuerdo con una asociación cultural marroquí que les cedía un estudio, pero sólo pudieron quedarse durante un mes. Hassan no puede apartar los ojos de la grabadora de la periodista. “Graba directamente con una tarjeta SD, ¿verdad?. Yo tengo que usar un dictáfono y luego convertirlo a MP3”, comenta, de colega a colega. No tienen más financiación que la que aportan él y Armel, que trabaja como profesor de nuevas tecnologías en Casablanca.

Radio Air Du Mboa se emite desde el piso de Hassan, en el barrio rabatí de Yacoub al Mansour. Es un pequeño apartamento de dos habitaciones donde vive con su mujer y su hija de cinco años. Tiene sus ventajas: “Es un estudio portátil” —se ríe—. “Lo voy moviendo por toda la casa, pero el matinal lo hago desde el salón”, una estancia sencilla, ataviada con tres sofás marroquíes por aquí y un mueble y una televisión por allá y presidiéndolo todo, la fotografía de su hija Inez luciendo un vestido rosa.

Los días de Hassan comienzan a las cinco y media de la mañana. Se levanta, se va al salón, enciende el ordenador, abre el correo y descarga las grabaciones que le han enviado los corresponsales y colaboradores durante la noche. Mientras monta las crónicas y los audios que va a emitir, se las arregla para preparar a Inez para la escuela. Su mujer, marroquí, trabaja en un restaurante de comida rápida y a veces no puede hacerse cargo de la niña a esa hora. Hassan va con el tiempo justo para llevarla a clase antes de las nueve, por eso la emisión empieza unos días a las nueve en punto, otros a las nueve y cinco y otros a las nueve y doce.

El viaje de Hassan

Además de trabajar para su proyecto, del que no obtiene un solo dírham, Hassan trabaja como fotógrafo y cámara freelance para bodas y eventos. Unos meses hay más trabajo; otros meses, menos. Tiene 44 años y llegó hace diez a Marruecos con un historia muy similar a la de muchos de sus compatriotas.

Trabajaba en una empresa de importación-exportación, pero los salarios en Camerún son muy bajos, así que decidió salir a buscarse la vida a otra parte. Nunca tuvo presión familiar, como ocurre muchas veces, para alcanzar el “sueño europeo”. Pasó cuatro años malos en Libia, en una época, todavía con Gadafi en el poder, en la que los inmigrantes subsaharianos empleados como mano de obra en las compañías petrolíferas eran maltratados y encarcelados.

Pasó por Argelia y tampoco le gustó y recaló en Marruecos. Aquí se casó, decidió establecerse y siguió formándose como cámara de televisión, una afición que se trajo de Camerún, cuando le llevaba el trípode a un primo que trabajaba en el oficio. “Mi primera cámara fue una JVC que me compré en Oujda por 220 euros”, explica con una sonrisa de añoranza de sus primeros pinitos.

“La tarjeta de residencia no sirve de nada sin trabajo”

Es un hombre orquesta. Después del programa matinal, sale a grabar entrevistas con inmigrantes subsaharianos que le cuentan cómo les va la vida en Marruecos, cómo fue su viaje y por qué quieren llegar a Europa; sus problemas con las embajadas de sus países, lo difícil que está encontrar trabajo aquí y cómo se ha acogido el proceso de regularización de inmigrantes. Es pesimista respecto a esto último: “Una tarjeta de residencia no sirve de nada sin trabajo. El problema es que la Unión Europea ha dado dinero a Marruecos para ayudar a los inmigrantes, pero a ninguno nos han preguntado cómo debería emplearse ese dinero”.

La UE ha aprobado para Marruecos una ayuda de 10 millones de euros destinados a programas de formación, salud y educación de inmigrantes. Hassan cree que deberían invertirse en montar proyectos como el suyo. Sueña con emplear a más redactores y técnicos para ver crecer Radio Air Du Mboa. “Si tuviéramos medios, podríamos hacer muchísimas cosas”. El pasado 6 de febrero, técnico y locutor pagaron de su bolsillo el desplazamiento a Tánger para cubrir el aniversario de las muertes del Tarajal. Se han dejado caer por la feria de agricultura de Meknés, celebrada en abril y han entrevistado al ministro marroquí de Agricultura, Aziz Akhannouch. También hacen vídeos y seleccionan noticias de interés e informaciones prácticas para la comunidad inmigrante.

El programa es un magazine muy variado donde la información tiene un papel importante. Cada media hora se emiten las crónicas sobre la actualidad africana que han enviado los corresponsales: “Las negociaciones en Mali en peligro, por la vuelta de las hostilidades entre el ejército y los grupos armados en el norte del país”. “El comportamiento del ejército de Burundi, en contradicción con la Constitución”. “El Foro Nacional de reconciliación de Madagascar anuncia el fin del arresto domiciliario del ex presidente Ravalomanana”. Los locutores son periodistas freelance de países como Guinea, Camerún, Costa de Marfil, Bruselas, Congo Brazaville. Tienen ocho que colaboran habitualmente, por amor al arte, para sostener el proyecto.

Hassan pasa un buen rato saludando a los oyentes. “Un saludo para Saga, que nos escucha desde Salé”. “Un abrazo para el presidente del Consejo de Migrantes”. “Desde Guinea nos escucha Sara”. Los oyentes pueden participar y enviar comentarios a través de la web. “No pueden llamar por teléfono, porque no la mayoría no puede gastarse el dinero en eso”, explica Hassan. Por la antena desfilan también una especialista en medicina tradicional africana que habla de remedios naturales contra la disfunción eréctil y un pastor congoleño que vive en Yousofia que da media hora de misa. El mes que viene quieren organizar una mesa de debate con economistas “pero tenemos que encontrar un lugar, porque algunos invitados no se atreven a venir al barrio. Hay agresiones regularmente”, se lamenta.

Hassan se despide en antena: “Así termina la emisión interactiva de hoy. Podéis visitarnos en nuestra web y también enviarnos comentarios en Facebook y Twitter. Les espero mañana a las nueve”.logo_airdumboa_care

Fuente: eldiario.es

con motivo del día mundial de la Radio, el club de lectura juvenil de la biblioteca vino a Radio Colores para realizar un programa especial en el que charlamos sobre este medio de comunicación, sobre su importancia, o sobre si los chicos y chicas escuchaban o no la radio.

Aquí os dejamos el resultado, no tenéis más que pinchar en el enlace

http://fonoteca.radiocolores.es/2015/laradioenlasaulas/mp3/la_radio_en_las_aulas_Club_de_lectura_juvenil.mp3

Y por cierto, este año, la UNESCO, en su celebración del Día Mundial de la Radio se centró también en la gente más joven: “la Radio por y para los jóvenes!

wrd-info-final-es

Día Mundial de la Radio

Publicado: 18 febrero, 2015 en Uncategorized
Etiquetas:,

como sabréis, el pasado 13 de Febrero se celebró el día Mundial de la Radio. Un día para recordar la importancia de las radios comunitarias como elemento de desarrollo social.

Os dejamos un enlace de la UNESCO en el que nos habla de la importancia de este medio de comunicación.

http://www.diamundialradio.org/

¡CELEBREMOS LA RADIO!
images

EMMA RODERO. Doctora en Comunicación. Profesora de la Universidad Pompeu i Fabra. Es autora de varios libros relacionados con la Radio y especialmente con la Locución.

JORGE ÁLVAREZ. Presidente-Fundador de la Academia de la Radio. Pionero de los cursos de formación.

CARMELO OLASO. Experto en información radiofónica con amplia experiencia en dirección de emisoras territoriales de RTVE

MANUEL GONZÁLEZ. Especialista en información taurina con más de cuarenta años de dedicación profesional, así como amplia experiencia en otras muchas áreas radiofónicas.

La 67 Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, en Septiembre de 2.012 y formada por 193 naciones ratificaba la proclamación del 13 de Febrero como Día Mundial de la Radio, fecha que la UNESCO ya había aprobado en la 35 Conferencia General celebrada en París el 3 de Noviembre de 2.011.

España fue el país promotor de este iniciativa, que presento a través de la Delegación Permanente de España en la UNESCO y posteriormente en la propia ONU, a través de la Misión Permanente de España ante las Naciones Unidas

La idea partió de la Academia de las Artes y las Ciencias Radiofónicas de España y, en particular de su Presidente Jorge Álvarez que, en enero de 2.008, realizaría la primera solicitud ante la UNESCO. A partir de entonces, comenzó un largo proceso de labor diplomática con la colaboración del Ministerio de Asuntos Exteriores que se prolongaría durante cuatro años.

El informe se acompañó de un amplísimo dossier de entidades de radio de todo el mundo que mostraban su adhesión a la iniciativa del Día Mundial, así como instituciones varias, a las que, previamente, desde la Academia Española de la Radio, habíamos solicitado apoyos.

A tal fin, proponíamos el día 30 de Octubre, como Día Mundial de la Radio, fecha que corresponde al mayor hito de la historia de la radiodifusión mundial, la emisión de La Guerra de los Mundos, dirigida por Orson Welles en 1.938.

Sin embargo tras un largo debate entre los Ministros de diferentes países que argumentaban otras fechas, por no convencerles esta, proponiendo otras, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, sugiere al Consejo Ejecutivo que se considere el DIA MUNDIAL DE LA RADIO el 13 de Febrero, que corresponde a la fecha en que las Naciones Unidas, crearon el concepto global de RADIO NACIONES UNIDAS en 1.946

La radio Nari Aawaj Radio, conocida también como “la voz de las mujeres”, emisora de radio comunitaria gestionada y operada por mujeres del remoto distrito de Jumla, situado en la región más occidental de Nepal, ha iniciado recientemente transmisiones de prueba

La emisora de radio se creó con el fin de empoderar a las mujeres de Jumla, que sufren de un alto nivel de analfabetismo y cuya presencia en los medios de comunicación tradicionales es muy baja. La inauguración oficial de la emisora de radio comunitaria tendrá lugar en noviembre de 2011.

Radio Nari Aawaj opera  tres horas por la mañana y tres horas por la tarde. Actualmente emite  anuncios informativos y música de Nepal y realiza un programa llamado “Llamar”, en el que se tratan temas de actualidad.

Según la Vicepresidente de la radio, Hari Devi Rokaya,  la emisora dirige su atención hacia cuestiones de género, temas sociales y relacionados con la salud,  problemas medioambientales locales, empleo y derechos de las mujeres. “Queremos abordar cuestiones sobre las que no se ha hablado públicamente hasta este momento” dice la Vicepresidente.

De momento, en la emisora de radio trabajan dos técnicas, cuatro operadoras voluntarias, cuatro reporteras y una asistente de oficina. La emisora cuenta con el apoyo del Programa Internacional para el Desarrollo de la Comunicación (PIDC).

“Para la UNESCO es un asunto prioritario brindar apoyo a largo plazo a las radios comunitarias y nos complace unir esta prioridad a  la cuestión del empoderamiento de las mujeres”, dijo el representante de Nepal en la UNESCO , Axel Plathe.

fuente: unesco